Reflexiones sobre el Quijote y los derechos humanos

Ninguno de los Derechos Humanos fundamentales que hoy se consagran en solemnes declaraciones internacionales con pretensión de vigencia para todo el mundo, podría explicarse sin atender a su origen, al afán de identificación y solidaridad de los hombres entre si, plantean y proponen el bien propio y el bien de los demás, es decir tienen un sentido amoroso, como lo tuvo Don Quijote.

Mi reflexiones sobre el Quijote me llevan a opinar acerca de un tema lamentablemente siempre vigente, la violación de los derechos humanos.

Me atrevo a pensar, que en las locuras de Don Quijote, se adivina una aguda intuición que lo lleva a ejercitar derechos fundamentales, independientemente de que estos estuviesen reconocidos o no por las leyes humanas; la vida, la libertad, la honra, la integridad física y moral, etc…

Parece claro, que en la época de Cervantes, aún no se hablaba de los derechos universales de los hombres quizás y fruto de su concepción cristiana, puedo sugerir la existencia en el autor del Quijote, de una visión humanista y de sus propios sentimientos de justicia.

Creo, que la nota relevante de obra de Cervantes, en entre otras, su contemporaneidad al encontrase en ella intereses actuales y problemas humanos casi siempre vigentes.

Los dos pasajes del Quijote que encuentro íntimamente vinculados a los derechos humanos, son el Cap. XXII de la Primera Parte y el XLII de la Segunda Parte. El primero es el conocido por los Galeotes, “De la libertad que dio Don Quijote a muchos que, mal de su grado los llevaban donde no quisieran ir” y “De los consejos que dio Don Quijote a Sancho Panza antes de que fuera a gobernar a la ínsula, con otras cosas bien consideradas…”.

Los Galeotes, Don Quijote dice: “Me parece duro caso hacer esclavos a los que Dios y Naturaleza hizo libres”, pienso que aquí el hidalgo manchego al liberar a los reos, restaura derechos humanos violados por una administración de justicia propia de la época y de cualquier país, no solo de España, pero no por eso menos censurable y atrasada.

El trato denigrante y la penas excesivas y desproporcionadas, están hoy prohibidas, creo que a Don Quijote lo mueve una inquebrantable  Fe en los principios  fundamentales.

Pienso, que Cervantes levantó su voz, para tratar de humanizar el Código Penal.

Los Consejos de gobierno, Don Quijote dice: “Cuando pudiere i debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente; que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo”,  “si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia”.

Don Quijote alienta justicias de muy diversa índole.

La justicia social en el Quijote.

El pastor Andrés, azotado por descuidar el hato. Preocupado por lo que hoy llamamos, Justicia Social, intenta proteger a Andrés, el chiquillo de quince años, que atado a una encina era azotado por “Un labrador de buen talle”, Juan Haldudo, el rico vecino de Quintanar.

Las leyes permitían a los patrones esas actuaciones, incluso a menores.

La Libertad.

Pienso, que seguramente fue durante su cautiverio de cinco años en Argel, cuando germinó la frase…

“La libertad Sancho, es uno de los mas preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventura la vida…”

El personaje, cree y sostiene que es la libertad, esencia y naturaleza del hombre “Como se aprecia cuando se pierde…”

La composición de mis últimas obras se inspiran en los testimonios de destrucción, violencia Y crueldad de nuestra época, pero siempre, sin olvidar, ese mensaje final de esperanza, ¿Por qué hacemos daño los humanos a otros humanos?.

Las cadenas de Galeotes que viera con inolvidable extrañeza Don Quijote, no eran mas que ingenuas versiones de las atrocidades actuales.

El Mal es el agujero negro de la existencia. Dominar el mal es un problema moral, pero también es un problema político. La politización del Mal explica, según Froíd, que naciones civilizadas puedan cometer actos de barbarie.

 

EL QUIJOTE FRENTE A ÁFRICA DESHUMANIZADA


Don Quijote, el hombre que sale a cambiar el mundo en que vive, no puede comprender  porque se apagó el Sol para África.

Solidaridad, ¿para cuando?, tantos pueblos necesitados, tantos pueblos oprimidos, tantos pueblos esclavizados que esperan que otros pueblos prósperos vuelvan, sus ojos hacia ellos.

Se hacen cosas...

El programa de desarrollo de Naciones Unidas consigue mejoras, pero con los sistemas actuales es muy difícil para la mayoría de los países africanos, poder beneficiarse de la globalización y de la liberación del comercio e integrarse completamente a la economía mundial. Se deberían crear verdaderos sistemas de asistencia y cooperación, desde organismos internacionales que ayuden facilitando autonomía, no dependencia. Se debería aliviar a muchos países del enorme peso de la deuda.

Se tiene que hacer mucho mas...

Crear "Redes de Ayuda". Fomentar el sentido de comunidad, de cooperación, de colaboración. Contar con personas realmente comprometidas en sacar adelante los proyectos a largo plazo.
África, países racialmente divididos, traumatizados, deshumanizados y negligentes en el cuidado de mujeres y niños. La labor de las redes de ayuda debería estar canalizada a la aplicación de los derechos humanos básicos de la Educación y la Salud. Generar apoyos a los mas necesitados, enfermos mujeres y niños. La subordinación de mujeres y niños es estremecedora e inadmisible.
La miseria y la pobreza, son intolerables en un mundo de abundancia. No existirán la paz, ni la seguridad en medio del hambre.
Todos los africanos merecen los Derechos Humanos. Son sus derechos.
Los países africanos, deberían intentar unir todas sus voces. África con una voz única, el mundo la escucharía.

Héroes anónimos

Deberíamos contagiarnos del quehacer altruista de tantos y tantos héroes anónimos, hombres y mujeres que han abandonado todo lo otro, y dedican sus vidas a conseguir que esto termine. Esos héroes que están a ras de suelo, no aparecen en la prensa ni en la televisión y merecen todo nuestro respeto, admiración y gratitud.

 

Juan Queralt Blanch

 

 

CONVERSANDO Y DIALOGANDO CON ESCOLARES

 

Pateras

Pobreza, dolor, sufrimiento
hay que huir donde sea.. y como sea


El mar de la muerte


A la búsqueda de un sistema de vida digno La muerte como premio.

Queralt Blanch